1
Yo tengo un Pastor sublime,
¡Oh que dulce es cantar a su amor!
su brazo sutil redime,
del peligro al mas vil pecador.

coro
Mi buen Pastor;
su cayado me guiará,
mi Buen Pastor,
con su amor me sostendrá,
mi Buen Pastor,
nada mi alma temerá,
aunque en valle de sombra
de muerte yo esté,
sé conmigo y seguro estaré.

2
Yo tengo un Pastor que vive,
en el cielo, a la diestra de Dios;
su vista, mis pasos vela,
y dirige mi senda su luz.

3
Perdiendo su oveja un día,
de su trono a buscarla bajó;
hallándola ya perdida,
por salvarla, su vida entregó.

4
Si acaso perdido, errante,
si Pastor, vives hoy pecador;
si oyeres su voz amante,
ven, entrégale tu corazón.

 

Autor desconocido.

Himnario de Suprema alabanza no. 308
Himnario de Consolación no. 278
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 385

About these ads