1
El día predicho se acerca,
Cristo Jesús vendrá;
aparición tan sublime,
todo ojo le verá; y fúlgidas multitudes
su trono rodearán,
cánticos nunca escuchados,
la esfera inundarán.

coro
¡Gloria, gloria al Señor !
Rey por la eternidad,
¡Gloria, gloria al Señor!
su pueblo esclamará;
a sus fieles creyentes en
gloria llevará.

2
Para el rebaño escogido
no habrá confusión,
morarán perpetuamente
en perennal mansión,
do lágrimas y quebranto
desaparecerán;
por siempre dicha indecible
con Cristo gozarán.

3
Luctuosas horas que agobian
mi débil ser aquí;
más divinal refrigerio
tendré en Jesús allí.
No importarán las espinas que
punzan con dolor, ni por más duras
las pruebas podrá trocar tu amor.

4
Mi alma sedienta desea,
Señor, más santidad,
seguir la escarpada senda
de la inmortalidad.
Con los santos de aquel día
en tu presencia estar, en espiritual
concierto tu dulce Nombre loar.

 

Autor desconocido.
Himnario de Suprema alabanza no. 402
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 504

About these ads