1
Un grano de arena
en ancho desierto,
así es el hombre
a la presencia del creador;
un grano de arena
se ha formado un templo,
donde habita
el Santo Espíritu de Dios.

CORO:
Un grano de arena
yo fui en el desierto,
un grano de arena antes era yo,
pues ya soy llamado
un hermoso templo,
donde habita el Santo
Espíritu de Dios.

2
Hoy que somos templo
del Espíritu Santo,
columnas fieles
y apoyo de la verdad;
siempre en nuestros labios
se oye un dulce canto,
con el cual podemos
a Cristo alabar

 

Autor desconocido.
Himnario de Suprema alabanza no. 493
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 593

About these ads