Category: Himnario Cristo viene alabanza y victoria


1
No hay satisfacción
en riqueza mundanal,
si se niega al Salvador.
Esta vida es sólo un sueño terrenal,
cuando andamos sin amor.

CORO:
Treinta piezas de plata
dieron por Jesús,
treinta piezas de plata por él,
quien es la luz,
yo también tengo
la culpa de su muerte cruel,
y te ruego oh Dios
me perdones por ser tan infiel.

2
Su trono de gloria
me ofrece el Salvador,
si abandono el mundo cruel;
él orando al cielo pedía la protección
para la humanidad.

3
Su mansión de mármol
dejó mi Redentor,
por salvar al hombre vil;
mas yo despreciaba su incomparable
amor, fui hundido en males vil.

 

Autor desconocido.
Himnario de Suprema alabanza no.  481
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 579

1
Tras ese cielo azul he de ver
a mi Jesús, cuando yo vaya
a la patria celestial; ¡oh, qué placer
será ver su rostro allá!
Allá en el cielo a mi Jesús he de ver.

CORO:
Tras ese cielo azul he de ver
a mi Jesús, cuando yo vaya
tras ese cielo azul.

2
Tras ese cielo azul
hay una mansión de amor,
donde se adora en espíritu
y en verdad, allí no irá todo aquel
que hace mal; allí entrará
el que anda en santidad.

3
Tras ese cielo azul hay una bella
ciudad, tiene sus calles de oro
y de cristal; la claridad del Señor
será su luz, y allí estarán
los creyentes en Jesús.

 

Autor:  Beatriz de la Rosa.
Himnario de Suprema alabanza no. 480
Himnario de Consolación no. 301
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 578

1
“Siervos y siervas de Dios,
traed al alfolí;
haya alimento en mi casa”.
Así lo dice el Señor,
así lo dice el Señor

CORO:
Dios mandará bendición
al siervo alegre dador;
lluvias de gracia y amor
del trono de su mansión.

2
Ofrenda de voluntad,
para la obra del Señor;
la recompensa dará
Cristo el Salvador, Cristo el Salvador.

3
El que siembra en bendición,
esto también segará,
el que siembre en escasez,
su fruto escaso será,
su fruto escaso será.

4
Los ricos imitando están,
a aquellos que Cristo vio;
mas aquella pobre viuda,
dos blancas depositó,
todo lo que tuvo dio.

 

Autor:  J. Vázquez.
Himnario de Suprema alabanza no. 479
Himnario de Consolación no. 92
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 577

1
Si Jesús me dice amigo,
deja todo y ven conmigo,
yo mi mano pongo en la suya,
y voy con él… (repetir).

CORO:
Tomado de la mano
con él yo voy,
tomado de la mano con él
yo voy,
tomado de la mano con él
yo voy, por donde él va.

2
Yo te llevo dice amigo,
a un lugar un reino conmigo,
donde todo es más alegre
y más feliz… (repetir)

Autor: Rafael Espinoza.
Himnario de Suprema alabanza no.  476
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 575

1
En una cruz fue clavado,
y todo el mundo se rió,
al contemplarlo sangrando
al ¡nocente de Dios.

CORO:
Cómo sufrió mí Jesús,
todo por causa de mí,
pobrezas, dolores y muerte,
y todo por causa de mí.

2
Le dieron de bofetadas,
le escupieron en el rostro,
le atravesaron su costado,
todo por causa de mí.

3
Dios de los cielos no quiso ya
contemplarlo en la cruz,
pues era su único Hijo
y sentía su dolor.

4
Pero su madre María
le contemplaba de cerca
con lágrimas en sus ojos,
ella lo amaba también.

 

Autor desconocido.
Himnario de Suprema alabanza no. 473
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 574

1
Si en pruebas y en dolor,
te encuentras desmayar,
habrá en tu pobre ser
mil dudas y pesar,
sólo Dios podrá cambiar tu ser,
si tan sólo tienes fe, cree en él.

CORO:
Todo es posible si puedes creer,
todo es posible si puedes creer;
fe, mueve la mano de Dios;
fe, en su palabra viva;
todo es posible si puedes creer.

2
Cristo el Señor Jesús,
te invita a gozar,
de plena gracia y luz,
de todo bienestar;
sólo él podrá cambiar tu ser,
si tan sólo tienes fe, cree en él.

Autor desconocido.
Himnario de Suprema alabanza no. 472
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 573

1
Todo a Cristo yo me rindo,
con el fin de serle fiel;
para siempre quiero amarle,
y agradarle sólo a él.

CORO:
Yo me rindo a él,
yo me rindo a él;
todo a Cristo yo me entrego,
quiero serle fiel.

2
Todo a Cristo yo me rindo,
a sus pies postrado estoy;
los placeres he dejado,
y le sigo desde hoy.

3
Todo a Cristo yo me rindo,
sí, de todo corazón;
yo le entrego alma y cuerpo,
busco hoy su santa unción.

4
Todo a Cristo he rendido,
siento el fuego de su amor;
¡oh, qué gozo hay en mi alma!
¡gloria, gloria a mi Señor!

 

W.S. Weeden.
Himnario de Suprema alabanza no. 471
Himnario de Consolación no. 375
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 570

1
Todas las almas
que oyen este mensaje
la tierna voz de Cristo el Salvador,
es la palabra bendita de Jesús,
que a cultivarse viene a tu corazón.
No la desprecies, acógela en tu alma,
que desde el cielo
hoy te habla tu Creador,
que te arrepientas de tus malos
caminos, y entres a cuentas
hoy con tu Salvador.

CORO:
Si muy rojos tus pecados
fueren hoy,
emblanquecidos por mi amor
lo van a ser,
y en lo profundo de la mar
los echaré,
y nunca más de ellos recordaré;
busca a tu Dios, su justicia
y teme a él,
porque es promesa
que él ha dado con poder,
al que afligido amparo busca en él;
con santo a mor
él le viene a proteger.

2
Arrepentíos y hoy mismo
preparaos, para esperar a Cristo
mi Señor; como relámpago
de oriente al occidente,
es la venida de nuestro Salvador;
nadie sabe la hora ni el momento,
que como juez a la tierra vendrá,
pagando a todos conforme
a sus obras, porque él ha dicho
que así sucederá.

3
Al primer toque de la final trompeta,
todos los muertos en Cristo vivirán,
abandonando el sueño
de la tumba, con Jesucristo
todos se reunirán;
y revestidos de su grande potencia,
como estrellas sus cuerpos
brillarán, será cumplido su gozo
ya esperado, en su Señor
todos se gozarán.

 

Autor desconocido.
Himnario de Suprema alabanza no. 470
Himnario de Consolación no. 127
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 569

1
Tierra bendita y divina es la de Palestina
donde nació Jesús.
Eres de las naciones cumbres,
bañadas por su lumbre que derramo su luz.
CORO:
Eres la historia inolvidable,
porque en tu seno se derramo
la sangre, preciosa sangre
del unigénito hijo de Dios.

2
Cuenta la historia del pasado
que en su sueño sagrado
vivió el salvador.
Y en sus hermosos olivares
hablo a los millares la palabra de amor.

3
Cuentan de ti testigos mudos
que son los viejos muros
de la Jerusalén.
Viejas paredes destruidas
que si tuvieran vida nos hablarían también.

 

Autor: Robert C. Savage.
Himnario de Suprema alabanza no. 469
Himnario de Consolación no. 221
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 568

Video:

1
Llevóme Cristo en visiones al cielo,
y me mostró la Jerusalén;
ciudad hermosa,
viene descendiendo,
para morada de todo fiel.

CORO:
Tengo mansión
más allá de los cielos,
en aquel sitio do Cristo está;
y cuando venga,
su promesa cumplida,
con él al cielo nos llevará

2
El primer cielo y la tierra se fueron,
también los mares ya no serán;
y nuestras penas, dolores y afanes,
al mismo tiempo terminarán.

3
Un cielo nuevo, una tierra esplendente,
calles de oro, mar de cristal;
preciosa piedra, muy resplandeciente,
en esa hermosa y bella ciudad.

4
Sus doce puertas
son piedras preciosas,
y la ilumina gran claridad;
y las naciones que fueron salvadas,
continuamente allá estarán.

 

 

Autor desconocido.
Himnario de Suprema alabanza no. 466
Himnario de Consolación no. 170
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 560

forever-apostolic1993

Notas del Distrito Mid America.

himnos apostolicos

¡Vamos a cantar! Himnos clásicos: ¿Quien los recuerda?

Pensamientos, dichos y recuerdos cristianos

¡Vamos a cantar! Himnos clásicos: ¿Quien los recuerda?

Iglesias Apostolicas en Kansas City Blog

Hay una iglesia cerca de ti

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 454 seguidores