Category: Himnario de Consolación


1
Bienvenida, bienvenida, a los siervos del Señor:
Bienvenida hoy les damos, con humilde corazón;
Nuestras preces al Señor, elevemos con fervor,
Que derrame de Su amor, en esta congregación.

Coro
Bienvenidos, bienvenidos, Adalides del Señor,
Bienvenida hoy les damos, con humilde corazón;
Bienvenidos los que luchan, por la fe y la verdad,
Bienvenidos, bienvenidos, Adalides de Jehová.

2
Bienvenidos los heraldos, que han luchado con amor,
Y valientes y esforzados, viven siempre en la labor;
Rogaremos al Señor, que El les dé Su protección,
Y que al fin de su carrera, les dé un grande galardón.

3
Hoy unidos los obreros, en esta gran convención,
Los valientes mensajeros, que proclaman redención;
Toda la congregación, pediremos al Señor,
Que derrame en su favor, una grande bendición.

 

Autor: desconocido.
Himnario de Consolación no. 318

1
Resignadamente esperé en Jehová,
Inclinóse a mi con amor y me escuchó;
Hizome sacar de un lago de miseria,
Y puso en mi lengua una nueva canción.

Coro
Bienaventurado todo aquel varón de Dios,
Que no anduvo en consejos de malos,
Ni se detuvo en caminos de error;
Será como un árbol plantado,
Junto a arroyos de agua de vida,
Que a su tiempo, fruto dará,
Y su hoja jamás de él caerá.

2
Bienaventurados los de limpio corazón,
Los que guardan sus preceptos de corazón;
De cierto en aquél día verán al Rey de Gloria,
Que viene en las nubes con grande poder.

3
Cantad a Jehová, habitantes de la tierra,
Cantadle con alegría y devoción.
Pues sobre nosotros El ha engrandecido,
Su misericordia para siempre jamás.

 

Autor: Gilberto Díaz.
Himnario de Consolación no. 183

1
Bellas palabras de Cristo,
De Dios antiguo don,
Aún cuando aquí las cantamos,
Son nuevas al corazón;
Llaman al que descarriado,
A aquel que perdido fue;
Ven a mi lado, dice:
Descanso te daré.

Coro
Oíd su voz, tierna voz de amor;
Trae tu carga al Salvador,
En su amor tu descansarás,
Ven, ¡Oh! Ven y oye su voz de amor.

2
Bellas palabras de Cristo,
Alumbran nuestro ser;
En nuestra obscura senda,
A El podremos ver.
Llevemos a El la carga,
Amante nos sostendrá,
“El que a mi lado viene,
Descanso gozará”.

3
Bellas palabras de Cristo,
Reposo nos darán,
Después del sufrimiento,
Corona ofrecerán,
Allá contemplaremos,
Belleza sin igual,
Su rostro allá veremos,
En gloria eternal.

 

Autor: Trdo. J. A. B..
Himnario de Consolación no. 246

1
Si a Dios ahora te acercas, sirviéndole con verdad,
El, todos tus pecados te los perdonará;
Si vienes con valor, sirviéndole al Señor,
Seguro en las mansiones, tú estarás muy bien.

Coro
//Andando con Jesús, todo está bien, muy bien//
Con toda libertad, sirviéndole en verdad;
Andando con Jesús, todo está bien, muy bien.

2
Si amor tuvieres al mundo, tristeza te traerá,
Y a los malos caminos, con fuerza te guiará;
Ya mira al Salvador, recibe de El su amor,
Hablando con Jesús, tu vivirás muy bien.

3
Conviene que ya te alistes para la eternidad;
Ahora tú lo oíste que Cristo volverá.
Obscuro te hallará, tu luz no alumbrará,
Entonces con Jesús tú no entrarás, no más.

4
El evangelio de Cristo se oye por doquier,
A todos los gentiles, haciéndoles saber,
Que Dios da salvación y limpia el corazón;
Por Cristo el Salvador, si crees tu, ven, también.

 

Autor: Marcial De La Cruz.
Himnario de Consolación no. 34

1
Ayer, cuando caía la tarde,
Ya queriendo obscurecer;
Se hallaba en un abismo mi alma,
Sin fe, esperanza y sin Dios.

2
Creí, que en el mundo encontraba,
La fe, esperanza y amor;
Mas no, nunca pude encontrarlas,
En Dios encontré salvación.

Autor Baldemar Rodríguez.
Himnario de Consolación no. 434

1
Amor terrestre yo he dejado,
Todo por Cristo, mi Salvador;
En este mundo todo es tristeza,
Y allá en el cielo estará Dios.

Coro
Ya estoy en ansias, de ver Su reino;
Cuando me lleve, a Su mansión.

2
Allá en el cielo no habrá más llanto,
Allá en el cielo será gozar;
Y para siempre vivir cantando,
Y para siempre vivir cantando,
Y para nunca se acabará.

¡Oh! Qué hermosura estar con Cristo,
Vale la pena haber sido fiel;
Yo estoy sufriendo por ver si logro,
Allá en el cielo vivir con Dios.

Autor Baldemar Rodríguez.
Himnario de Consolación no. 442

1
Los años de mi infancia me recuerdan con dolor,
Que a veces despreciaba de mi madre el tierno amor;
Mas ya que está en e cielo, anhelo su solicitud,
Dile, ¡Oh, Señor! Que en gloria la veré.

Coro
¡Oh, madre de mi amor! En gloria te veré,
Tu tierno amor jamás olvidaré;
En la mansión de paz, veré tu dulce faz,
Y junto a ti por los siglos moraré.

2
Por mas que anduve errante yo por sendas de maldad,
Mi cariñosa madre me trataba con bondad;
Mis cuitas infantiles endulzaba con amor,
Dile, ¡Oh, Señor! Que en gloria la veré.

3
Al verme solo y lejos de mi hogar, mi dulce hogar,
Con su angustiado corazón lloraba sin cesar,
Y día y noche oraba a Dios por mí con grande fe;
Dile ¡Oh, Señor! Que en gloria la veré.

4
Infausta nueva un día llegó diciendo:
“Ven si quieres a tu madre ver, que hoy vuela al Edén”.
Lloré, cuando en los brazos de la muerte la encontré,
Y dije: “¡Oh, madre, en gloria te veré!”.

 

Autor Speros D. Athans.
Himnario de Consolación no. 174

1
Alguien quiso decir:
Que Tu amor es como el infinito;
Otro quiso añadir:
Que Tu amor es como el grande mar;
Nadie ha podido jamás,
Definir Tu amor tan grande;
Yo diré que es mucho más,
Que el infinito y el mar.

Coro
Nadie ha podido Señor,
Definir Tu amor tan grande;
Yo diré que es mucho más,
Que el infinito y el mar;
Explicar Tu amor tan grande,
Yo diré que es mucho más
Que el infinito y el mar.

2
No hay palabras aquí,
Que expresar puedan Tu gran poder;
No hay frase capaz,
Que describa tu grande querer;
Tu sacrificio en la cruz,
Demostró al mundo tu piedad,
Yo diré que para mí,
Es mucho más que bondad.

Autor Baldemar Rodríguez.
Himnario de Consolación no. 439

1
Al huerto van a visitar,
La tumba en que su cuerpo está;
Mujeres son, que a ungirle van,
Mas, ¿Quién la piedra quitará?
Oh, ¿Quién? Oh, ¿Quién la quitará?

Coro
Nada temáis; id al huerto;
Ved su tumba abierta ya;
Al que buscáis no está muerto,
Resucitado ha;
Nada temáis; vive y reina,
Nuestro Maestro y Señor,
¡Vencedor! ¡Vencedor!
Del sepulcro, ¡Vencedor!.

2
Clavado fue en la dura cruz,
Y allí su vida dio Jesús;
Sus pies, sus manos besaron;
Mas, ¿Quién la piedra quitará?
Si, ¿Quién? Si, ¿Quién la quitará?

3
Habéis perdido lo que amáis,
Vuestra esperanza se acabó.
De un Cristo muerto que buscabais,
Ya Dios, la piedra removió;
Si, Dios, Sí, Dios, la removió.

 

Autor desconocido.
Himnario de Consolación no. 181

1
A solas al huerto yo voy
cuando duerme aún la floresta,
y en quietud y paz con Jesús estoy
oyendo absorto allí su voz.

coro
El conmigo está, puedo oir su voz,
y que suyo dice seré;
y el encanto que hallo en El allí,
con nadie tener podré.

2
Tan dulce es la voz del Señor,
que las aves guardan silencio,
y tan sólo se oye esa voz de amor,
que inmensa paz al alma dá.

3
Con El encantado yo estoy,
aunque en torno lleguen las sombras;
mas me ordena a ir que a escuchar
yo voy su voz doquier la pena esté.

 

Autor Charles Austin Miles, trad. Vicente Mendoza.
Himnario de Suprema alabanza no. 29
Himnario de Consolación no. 398
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 34

forever-apostolic1993

Notas del Distrito Mid America.

himnos apostolicos

¡Vamos a cantar! Himnos clásicos: ¿Quien los recuerda?

Pensamientos, dichos y recuerdos cristianos

¡Vamos a cantar! Himnos clásicos: ¿Quien los recuerda?

Iglesias Apostolicas en Kansas City Blog

Hay una iglesia cerca de ti

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 453 seguidores