1
Tan triste, y tan lejos
de Dios me sentí,
y sin el perdón de Jesús;
mas cuando su voz amorosa oí,
que dijo, ¡”Oh, ven a la luz”.

CORO:
Ya todo dejé para andar en la luz,
no moro en tinieblas ya más;
ya todo dejé por seguir a Jesús,
y vivo en la luz de su faz.

2
¡Qué amigo tan dulce
es el tierno Jesús!
tan lleno de paz y de amor;
de todo este mundo es la fúlgida
luz, el nombre del buen Salvador.

3
De mi alma el anhelo
por siempre será
más cerca vivir de la cruz,
do santo poder y pureza me da,
la sangre de Cristo Jesús.

4
¡Oh! ven a Jesús, infeliz pecador,
no vagues a ciegas ya más;
sí ven a Jesús,
nuestro gran Salvador,
pues en él salvación hallarás

 

Autor Letra: H. L. Gilmour
Música: George D. Moore.
Himnario de Suprema alabanza no. 527
Himnario Cristo viene alabanza y victoria no. 626

Video:

 

Ya todo dejé

                1era estrofa
    G                   C
Tan triste tan lejos de Dios me sentí
  G                Am  D       G
y sin el perdón de Jesús, mas cuando
                      C
Su voz amorosa oí que dijo: Oh,
D        G
Ven a la luz.
                  Coro
   C              G
Ya todo deje para andar en la luz no
                  Am D       G
Moro en tinieblas ya más; Ya todo deje por
 C        G       C           D        G
Servir a Jesús, y vivo en la luz de su faz.

               2da estrofa
     G                      C      G
¡Qué amigo tan dulce es el tierno Jesús, tan
               Am D        G
Lleno de paz y de amor, de todo este mundo es
   C        G       C         D       G
La fulgida luz, el nombre del buen salvador.

               3ra estrofa
   G                 C           G
De mi alma el anhelo por siempre será, más
               Am D        G
Cerca vivir de la cruz, do santo poder y
 C        G         C       D      G
Pureza me da, la sangre de Cristo Jesús.

               4ta estrofa
      G               C      G
¡Oh!, ven a Jesús, infeliz pecador, no
               Am D         G
Vagues a ciega ya más; si, ven a Jesús,
        C        G             C      D
Nuestro gran salvador, pues en el salvación
   G
Hallaras.