(179) FELIZ PROSIGO MI CAMINO

1
Feliz prosigo mi camino,
la senda que yo ignoraba;
comprendo ahora mi destino,
y el triste final que me esperaba.

CORO:
Con Cristo yo he de vivir
en su mansión eterna!,
sí, en mí siempre ha de existir
la fe, esperanza y caridad.

2
Contento está mi corazón,
y aún se siente más y más;
por Cristo encontré mi salvación,
me libró del poder de Satanás.

3
Grande es para mí el Señor,
cumplió en mí su fiel promesa;
quitó de mí todo temor,
me ha dado valor y fortaleza.

4
Ahora yo quiero seguir
siempre en su camino fiel;
aunque yo tenga que sufrir,
yo sé que él me ayudará a vencer.

Maximino Bonales
(180) FIESTA ALEGRE EN EL SEÑOR

1
¡Día de fiesta, día de gozo!
en la casa de mi Dios,
¡goza, oh alma! ¡canta alegre!
cántale a tu Salvador,
únete a los redimidos
por la gracia de su amor,
y loaremos todos juntos al Señor

CORO:
¡Ven, Señor Jesús,
oye mi clamor!
quiero contemplarte
en la mansión;
de tu bendición
llena mi canción,
mora sólo tú
dentro de mi corazón.

2
Santo Espíritu, dirige
nuestros cantos al Señor,
une nuestros corazones
llenos de tu grande amor;
quita toda la tristeza que haya
en nuestro corazón,
y unidos nos reciba el Salvador.

3
Jesús está a las puertas,
no más dude ya su grey,
nuestros ojos están viendo el
cumplimiento de su ley;
de su pueblo es demandada
pronta reconciliación,
y unidos alabemos al Señor.

4
Esperamos su venida,
y el llamado de su voz,
uniendo los corazones,
por el fuego de su amor;
y seremos transportados
para siempre a su mansión:
Loaremos para siempre
al Salvador.
(181) FIRMES Y ADELANTE

1
Firmes y adelante, huestes de la fe,
sin temor alguno, que Jesús nos ve;
Jefe soberano, Cristo al frente va,
y la regia enseña tremolando está.

CORO:
Firmes y adelante, huestes de la fe,
sin temor alguno,
que Jesús nos ve.

2
Al sagrado nombre de nuestro Adalid,
tiembla el enemigo, y huye de la lid.
Nuestra es la victoria, dad a Dios loor,
y óigalo el averno lleno de pavor.

3
Muévase potente la Iglesia de Dios,
de los ya gloriosos
marchamos en pos;
somos sólo un cuerpo,
y uno es el Señor,
una la esperanza,
y uno nuestro amor.

4
Tronos y coronas pueden perecer;
de Jesús la Iglesia fiel habrá de ser;
nada en contra suya prevalecerá,
porque la promesa nunca faltará.

J.B. Cabrera
(182) FORTALEZA DIVINA

1
Fortaleza divina viene de mi Señor,
fortaleza divina viene del Salvador.

CORO:
Me ayuda en mis pruebas y luchas,
en las horas amargas
me da consolación;
doy gracias por esta fortaleza
que viniste a darme
al morir en la cruz.

2
Cuando solo me encuentro
sin nadie junto a mí, él me da
fortaleza y me ayuda a seguir.
(183) FUENTE DE MISERICORDIA

1
Dios con su poder
afirmó los cielos y la tierra,
a las estrellas vistió de claridad,
y la expansión obra de sus manos
habla doquiera;
mas el milagro
más grande del mundo
fue el sacrificio de Jesús,
allá en la cruz.

CORO:
¡Oh manantial,
fuente de misericordia!
sol de justicia es tu compasión;
vida eternal
es la ofrenda de tu gloria,
dulce esperanza
que llena el corazón.

2
Incontables son las riquezas
de su alabanza;
casa de Dios,
feliz hogar e intensa luz;
indecibles son los misterios
que hay en lontananza;
mas el milagro
más grande del mundo
fue el sacrificio de Jesús,
allá en la cruz.

3
Roca de salud
es la ley de su tierna clemencia;
con su poder sostiene
al mundo en su lugar,
muy sublimes son las virtudes
de su gran potencia;
mas el milagro
más grande del mundo
fue el sacrificio de Jesús,
allá en la cruz.

4
Cuan sublimes
son las palabras de su fortaleza,
puso en las puertas el perdón,
por su bondad, manto de salud
puso sobre la naturaleza;
mas el milagro
más grande del mundo
fue el sacrificio de Jesús
halla en la cruz.

Lorenzo E. Salazar