(184) GALARDÓN

1
Espera al pecador mi Señor,
le quiere perdonar su maldad,
quiere darle hoy
de su gran bondad,
no desprecies jamás esta verdad.

CORO:
Galardón tengo en gloria,
donde está mi Jesús, mi Rey;
galardón tengo en gloria,
donde está mi Jesús, mi Rey.

2
Espera al pecador mi Señor,
que venga hasta sus pies con amor,
quiere darle hoy de su gran bondad,
quiere darle la entrada
a su mansión.

3
Si sirvo a mi Señor con lealtad,
me espera un galardón más allá;
si en la tumba estoy, y si yo fui fiel,
el Señor de allí me levantará.

4
Tan cruenta fue la muerte de Jesús,
que en una cruenta cruz expiró,
fue por ti y por mí,
lo que Dios sufrió,
nunca más le podremos a él pagar.
(185) GLORIA A DIOS

1
Gloría al humilde,
nacido en la olvidada Belén.
Gloría al que nació escondido
para lograr nuestro bien;
gloría al humilde y bendito,
eterno, santo, Emanuel, dueño,
Señor infinito, faro de Israel.

2
Cántente las flores
que animan la existencia,
llene tu presencia
los ámbitos de amor.
Óigante los pueblos
y busquen tu clemencia,
alma de los mundo,
bendito Salvador; gloria al Verbo
Santo que reina en las conciencias,
dueño de la ciencia y favor;
óyenos clemente,
perdona al inconstante,
recíbenos, amante Señor.

3
Suban humildes con nuestra voz,
férvidas gracias al Salvador,
a nuestro Rey, a nuestro Dios,
Verbo del Padre, y Padre de amor.
(186) GLORIA AL SALVADOR

1
Gloria al Salvador,
Rey de las naciones;
gloria al Salvador
en todas las misiones.

CORO:
No hay que desmayar
de lo que es verdad;
antes con más fuerza,
siguiendo a Jehová.

2
La palabra de él nos alumbrará;
porque es una antorcha,
que nos da Jehová.

3
Honremos su palabra
en todas las misiones;
Dios hará la obra en los corazones.

4
Dios acepta todo
lo que es de su agrado;
pero lo que él quiere
es un pueblo santificado.

5
Hay que retener lo que es del Señor;
esto lo obtendremos
por la comunión.

R.B. Luna
(187) GLORIA A MI JESÚS

1
Por mí sufrió el Salvador,
gloria, gloria a mi Jesús;
load conmigo al Redentor:
Gloria, gloria a mi Jesús.

CORO:
Jesús, Jesús el Salvador,
es dulce el nombre del Señor;
él me rodea con santo amor:
Gloria, gloria a mi Jesús.

2
Con mis maldades él cargó,
gloria, gloria a mi Jesús;
y en la cruz me rescató:
Gloria, gloria a mi Jesús.

3
Yo sé que perdonado estoy,
gloria, gloria a mi Jesús;
y con certeza al cielo voy:
Gloria, gloria a mi Jesús.

4
Y al concluir la lucha acá,
gloria, gloria a mi Jesús.
A mejor patria iré a cantar:
Gloria, gloria a mi Jesús.
(188) ¡GLORIA ATI, JESÚS DIVINO!

1
¡Gloria a ti, Jesús divino!
¡gloria a ti por tus bondades!
¡gloria eterna a tus piedades!
querido Salvador.

CORO:
¡Gloria, gloria aleluya!
¡gloria, gloria aleluya!
¡gloria, gloria aleluya!
a nuestro Salvador.

2
Tú me amaste con ternura,
y por mí en la cruz moriste;
con ternura me quisiste,
querido Salvador.

3
Tengo fe sólo en tu muerte,
pues con ella me salvaste;
vida eterna me compraste,
querido Salvador.

4
Te veremos en el cielo:
A vivir contigo iremos;
tu presencia gozaremos,
querido Salvador.

5
Ten valor, valor cristiano,
Cristo es tu mejor amigo:
El te llevará consigo,
Jesús es tu Señor.
(189) GLORIA AL SEÑOR

1
Hemos venido a buscar
una rica bendición;
hemos venido a gozarnos,
en esta congregación.

CORO:
Gloria cantemos, al Salvador;
dad alabanzas, al Redentor.

2
Hemos venido a esta Iglesia,
columna de la verdad;
hemos venido a gozarnos,
en el amor de Jehová.

3
Si hay un alma que sienta darle a
Cristo el corazón, hoy es el día
aceptable, para obtener el perdón.

4
Su Palabra nos enseña que nos
tengamos amor, esta es la llave
preciosa para obtener el perdón.

5
En la Palabra encontramos,
la vida y la salvación;
esto es, si nos consagramos,
por medio de la oración.
(190) GLORIA SIN FIN

1
Cuando mis luchas terminen aquí
y ya seguro en los cielos esté;
cuando al Señor mire cerca de mí,
¡por las edades mi gloria será!

CORO:
¡Esa será, gloria sin fin,
gloria sin fin, gloria sin fin!
Cuando por gracia
su faz pueda ver,
¡esa mi gloria sin fin ha de ser!

2
Cuando por gracia yo pueda tener
en sus mansiones morada de paz,
y que allí siempre su faz pueda ver,
¡por las edades mi gloria será!

3
Gozo infinito será contemplar,
todos los seres que yo tanto amé;
mas la presencia de Cristo gozar,
¡por las edades mi gloria será!
(191) GLORIA, GLORIA, ALELUYA

1
Cuando sientas que tu hermano
necesita de tu amor,
no le cierres tus entrañas
ni el calor del corazón;
busca pronto en tu recuerdo
la Palabra del Señor:
“Mi ley es el amor”.

CORO:
Gloria, gloria aleluya, gloria,
gloria aleluya, gloria, gloria
aleluya, en nombre del Señor.
Cristo dijo que quien llora
su consuelo encontrará;
quien es pobre, quien es limpio,
será libre y tendrá paz.
Rompe pronto las cadenas,
eres libre de verdad,
empieza a caminar.

3
Si el camino se hace largo,
si te cansas bajo el sol,
si en tus manos no ha nacido
ni la más pequeña flor,
coge mi mano y cantemos unidos
por el amor, en nombre del Señor.
(192) GLORIOSA COMUNIÓN

1
Jesús vino al mundo
a darnos salvación,
y a damos el don de su Espíritu
también,
fundando una patria y una linda
mansión,
donde cantan los santos y a Dios
dicen amén.

CORO:
¡Cuan glorioso!
en comunión los santos,
alabando al santo y digno Dios,
do por siempre entonaremos
cantos, y vibrará constante
el eco de la voz.

2
Mi Cristo promete
la dicha permanente,
a todo creyente que le quiera servir,
en donde se goza y vive eternamente,
y en comunión el alma
con Dios ha de vivir.

3
Yo tengo esperanza
de vivir en el cielo;
con toda confianza le sirvo a mi Señor,
pues siento al cantarle
un glorioso consuelo,
y experimenta mi alma,
la paz y el amor.

Maclovio Gaxiola López
(193) GOZO EN MI ALMA

1
Ya siento mucho gozo,
ya puedo cantar; con jubilosas
voces a Cristo ensalzar;
alegres nuevas tengo
en mi alma y corazón;
¡gloria a mi Rey y Señor!

CORO:
¡Gloria a Dios! en el cielo,
¡gloria a Dios! en la tierra,
¡gloria a Dios! en lo alto,
¡gloria a Dios!
por su Espíritu Santo.

2
Ya tengo el fuego santo
del Pentecostés,
promesa indecible
de Cristo el Justo Juez;
nos trajo ricos dones, por gracia
y su amor el Santo Consolador.

3
Ya tengo un tesoro, ya quiero trabajar,
tengo la ley escrita
en mi alma no en metal,
tengo maná del cielo
y fuego espiritual;
ya puedo su nombre alabar.

Antonio Castañeda Nava
(194) GOZOSOS CANTEMOS

1
Gozosos cantemos
himnos al Señor,
porque con su sangre
él nos libertó; su sangre preciosa
él la derramó,
y todo el que crea
tendrá redención.

CORO:
¡Gloria, aleluya! demos al Señor,
porque en él se goza
todo pecador;
cuando se arrepiente
de su malvivir,
y ya en nueva vida
le puede servir.

2
Muchos son llamados a este redil,
hoy les invitamos, no quieren venir;
se encuentran contentos
en la perdición, porque no
comprenden que él da salvación.

3
Yo te estoy haciendo
esta invitación,
que vengas a Cristo,
él da redención;
si estás enfermo, él te sanará,
si te encuentras triste, te consolará
(195) GRANDE ES TU NOMBRE

1
Grande es tu nombre,
¡oh! Cristo Jesús,
con tu amor ya me diste la luz,
al morir en la cruz;
siento en mi vida un cambio feliz,
que palabras no pueden decir,
como obraste en mí.

CORO
No quiero apartarme de tu lado,
dame más fuerzas para servirte,
mi vida, alma y cuerpo
está en tus manos,
puedes usarla mi Señor.

2
Cristo, contemplo el sacrificio
en la cruz,
y el llanto brota de mi ser,
oh, que inmenso es tu amor;
nunca he podido pagarte Señor,
mas mi vida en tus manos está,
guíala con tu luz.
(196) GRANDE GOZO HAY EN MI ALMA

1
Grande gozo hay en mi alma hoy,
pues Jesús conmigo está;
y su paz que ya gozando estoy,
por siempre durará.

CORO:
Grande gozo, ¡cuan hermoso!
paso todo el tiempo bien feliz;
porque veo de Cristo
la sonriente faz,
grande gozo siento en mí.

2
Hay un canto en mi alma hoy;
melodías a mi Rey:
En su amor feliz y libre soy,
y salvo por la fe.

3
Paz divina hay en mi alma hoy,
porque Cristo me salvó;
las cadenas rotas ya están,
Jesús me libertó.

4
Gratitud hay en mi alma hoy,
y alabanzas a Jesús;
por su gracia a la gloria voy,
gozándome en la luz.
(197) ¡GRANDES COSAS CRISTO HA HECHO PARA MI!

1
Hallé un buen amigo,
mi amado Salvador,
contaré lo que él ha hecho para mí:
Hallándome perdido
e indigno pecador,
me salvó y hoy me guarda para sí.
Me salva del pecado,
me guarda de Satán:
Promete estar conmigo hasta el fin;
¡aleluya! él consuela mi tristeza,
me quita todo afán: ¡Grandes cosas
Cristo ha hecho para mí!

2
Jesús jamás me falta,
jamás me dejará,
es mi fuerte y poderoso protector;
del mundo me separo, y de la vanidad,
para consagrar mi vida al Señor.
Si el mundo me persigue,
si sufro tentación,
confiando en Cristo puedo resistir;
¡aleluya! la victoria me es segura,
y elevo mi canción: ¡Grandes cosas
Cristo ha hecho para mí!

3
Yo sé que Jesucristo
muy pronto volverá,
y entre tanto me prepara un hogar,
en la casa de mi Padre
mansión de luz y paz,
do el creyente fiel con él ha de morar;
llegándome a la gloria,
ningún pesar tendré,
contemplaré su rostro siempre allí;
¡aleluya! con los santos redimidos
gozoso cantaré: ¡Grandes cosas
Cristo ha hecho para mí!
(198) GUÍAME, OH SALVADOR

1
Guíame, ¡oh! Salvador
por la vía de salud;
a tu lado no hay temor:
Sólo hay gozo, paz, quietud.

CORO:
¡Cristo! ¡Cristo! no me dejes,
¡oh, Señor! siendo tú mi guía fiel,
seré más que vencedor.

2
No me dejes ¡oh Señor!
mientras en el mundo esté;
y haz que arribe sin temor,
do feliz por fin seré.

3
Tú, de mi alma salvación,
en la ruda tempestad:
Al venir la tentación,
dame ayuda por piedad