(216) ID POR TODO EL MUNDO

1
Id por todo el mundo,
llevando el evangelio,
habiéndole a la gente
de su gran poder,
decirles del bautismo,
del Espíritu Santo,
hablando del milagro
que él ha hecho en mí.

2
Id y haced discípulos,
cumpliendo la gran comisión,
que guarden estas cosas
en su corazón,
que se puedan multiplicar,
con el tiempo fructificar,
que cada día aumente un alma más.

CORO:
Les hablaré, explicaré de ti,
les cantaré, les diré de ti.

Lino Lopez
(217) INDELEBLE

Indeleble y grabada en mi alma,
y que nada habrá de borrar;
está Cristo, bendita tu obra
que mi vida ha venido a cambiar.
Aunque pasen y pasen los años,
en mi pecho habrá de vibrar,
tu potencia que me ha transformado,
de la cual no me quiero apartar.

CORO:
\\lndeleble es tu gracia divina,
indeleble es tu amor sin igual;
indeleble ha de ser en mi senda
tu promesa de vida eterna!//

2
Muchas veces mi senda es oscura,
y te busca con ansia mi ser,
implorando Maestro tu ayuda,
porque solo siento perecer;
y al buscar a tu lado el consuelo
que ansío en mi padecer,
de tu mano recibo Dios mío,
indeleble y sublime poder.
Y por eso te sigo, Maestro,
y mi anhelo más grande será,
día a día entregarte mi vida,
sujetándola a tu voluntad;
pues tu gloria y tus maravillas,
la presencia de tu majestad,
tu amor santo que me ha sostenido,
indeleble en mi vida será.

Efraín G. Valverde
(218) INDIGNO

1
Indigno yo era de verte Señor,
y tu voz no podía escuchar,
imposible me era comprender
tu amor,
que en la cruz
nos viniste a expresar.

CORO:
Indigno, indigno en el pecado,
y en la maldad así viví,
solitario y muy triste moría sin ti,
mas tu amor me hizo salvo
en verdad.

2
El pecado creciendo,
de Dios me apartó,
y extraviado por sendas de error,
conducía mi vida a la destrucción;
pero en Cristo encontré salvación.

3
Con su sangre divina el pecado mató,
y al hombre así pudo salvar,
con su sangre preciosa
mi alma limpió, me hizo digno,
y te quiere llamar.
(219) INVOCACIÓN

1
Yo vengo a ti
implorando tu bendición;
quiero servir en tu viña Señor;
dame por siempre la fe e inspiración,
y llena mi alma de tu grande amor.

1er. CORO:
Oh, mi Jesús,
dame siempre gran valor,
para seguir ocupado
en tu labor;
quiero lograr mayor triunfo
al trabajar,
y para siempre
en el bien perseverar.

2do. CORO:
¡Oh mi Jesús, dame luz!
dame siempre de tu amor
y valor, para seguir y vivir
ocupado en tu labor, oh Señor,
quiero lograr y sacar mayor
triunfo al trabajar, más y más,
y para siempre
en el bien perseverar.

2
Si tu Palabra ilumina
siempre mi ser,
podré alcanzar
tu grande salvación;
y al fin, Señor,
podré yo tu rostro ver,
y para siempre vivir en tu mansión.

3
Lámpara es tu Palabra
aquí a mis pies, que me guiará
para siempre, oh Señor.
Y tú recibe, oh Dios,
mi ferviente prez,
pues yo te imploro
buscando tu amor.

Maclovio Gaxiola L.
(220) IRÉ SI JESÚS VA CONMIGO

1
Podrá no ser allí do peligros
hay que hallar,
podré feliz estar
y en la calma aquí morar;
mas una cosa sé,
que en sombras o en placer,
si él va conmigo, iré por doquier.

CORO:
SI él va conmigo
yo Iré por doquier,
el cielo estará doquiera
yo esté con mi Jesús.
Es un privilegio
poder llevar su cruz,
iré si Jesús va conmigo
por doquier.

2
Acaso he de Nevar
la palabra de salud
a todos los que luchan
en medio de inquietud;
mas si esto es mi deber,
gozoso lo he de hacer
y si él va conmigo, iré por doquier.

3
Mas si es mi parte
aquí dentro del hogar
llevar la cruz que muchos llevan
aún más allá del mar, mi fe podré
probar, y siempre haré saber que
si él va conmigo, iré por doquier.

4
Los juicios del Señor
no me toca discutir,
mi parte es su camino
constante aquí seguir;
mas ir o aquí quedar,
lo puedo todo hacer,
y si él va conmigo, iré por doquier.
(221) IREMOS POR TODO EL MUNDO

1
Mirad la pobre humanidad,
que vaga en densa obscuridad,
anhela ver su libertad,
mas ¿cómo la encontrará?

CORO:
Iremos por todo el mundo,
llevando el mensaje de amor;
naciones y pueblos esperan
la luz verdadera de Dios.

2
Oíd, hermanos, el clamor
de los que vagan en error;
perdidos en pecado son
sin esperanza y salvación.

3
Sedientos vemos por doquier,
ansiosos ya de conocer
del evangelio el gran poder
que trae luz y libertad.

4
Oh, mensajeros del Señor,
las buenas nuevas proclamad,
decid que Cristo vino a dar
la luz que busca el pecador.

5
Rogad, hermanos al Señor,
que envíe obreros de valor;
Jesús muy pronto volverá,
nuestros esfuerzos premiará.