(293) MADRE

1
¡Madre! palabra de miel,
¡madre! venturosa estrella,
blanca paloma sin hiel,
no hay imagen como ella,
no hay un nombre como él.
A tu santo amor me ciño
y a tu purísimo nombre;
fuente de inmenso cariño,
primer acento del niño y última
frase del hombre
(se repite la primera parte)

2
Mi acento quiero elevar,
a esa madre pura y santa,
que vida me supo dar.
El que a una madre no canta
¿qué amores sabrá cantar?
cantar a tu nombre es mi anhelo,
y sin alas tiendo el vuelo,
porque al decir: ¡Madre mía!
desciende la poesía,
entre sonrisas del cielo
(294) MAESTRO DE GALILEA

1
Que bueno es Jesucristo
con qué le podré pagar,
cuando me vio navegando
en el mundo de maldad
extendió su santa mano,
él me quiso rescatar.

CORO:
Maestro, ¡oh! Maestro,
Maestro de Galilea
tú me viste navegando
como el barco en la marea.
Maestro oh Maestro,
Maestro de Nazaret,
no te olvides de los tuyos,
no los dejes perecer.

2
Qué bueno es Jesucristo,
nunca se me olvidará,
cuando yo le había ofendido,
él no vio mi iniquidad,
se mostró muy fiel conmigo,
perdonando mi maldad.

3
Mi vida ya era perdida,
el enemigo me hirió,
pero el buen Samaritano
transitando me encontró,
extendió su santa mano,
mis heridas el vendó.

4
Sólo te pido Maestro
que me aumentes más la fe,
para seguir avanzando
y animando al que no cree,
porque el tiempo está muy cerca,
y hay que predicar la fe
(295) MAESTRO, SE ENCRESPAN LAS AGUAS

1
Maestro, se encrespan las aguas,
y ruge la tempestad,
los grandes abismos del cielo
se llenan de obscuridad.
¿No ves que aquí perecemos?
¿puedes dormir así,
cuando el mar agitado nos abre
profundo sepulcro aquí?

CORO:
Los vientos, las ondas oirán tu
voz, “¡sea la paz!:
Calmas las iras del negro mar,
las luchas del alma las haces cesar,
y así la barquilla do va el Señor
hundirse no puede en el mar traidor.
Doquier se cumple su voluntad:
“¡Sea la paz! ¡sea la paz!”
tu voz resuena en la inmensidad:
“¡Sea la paz!”

2
Maestro, mi ser angustiado
te busca con ansiedad,
de mi alma en los antros profundos
se libra cruel tempestad;
pasa el pecado a torrentes
sobre mi frágil ser,
y perezco, perezco, Maestro,
j oh, quiéreme socorrer!

3
Maestro, pasó la tormenta,
los vientos no rugen ya,
y sobre el cristal de las aguas
el sol resplandecerá.
Maestro, prolonga esta calma,
no me abandones más:
Crúzale los abismos contigo
gozando bendita paz.
(296) MAÑANITAS A MI MADRE

1
este nuevo día de gran felicidad,
te canto madre mía,
dando gracias a Dios
recibe madre mía
mi canto con amor
deseándote que tengas
hoy grande bendición.,

CORO:
Despierta, madre, despierta
con gozo y gratitud,
da gracias al Ser Supremo,
con todo tu corazón;
levántate, madre mía.
la noche ha pasado ya:
Está la mañana hermosa
el sol pronto alumbrará.

2
Recibe mil abrazos
que tus hijos te dan,
en este diez de mayo,
fecha tan memorial;
escucha madrecita
pon toda tu atención
a lo que te cantamos
con todo el corazón.

3
Hermosas mañanitas traemos
hasta aquí, con música del cielo
cantamos para ti
recibe frescas flores violetas
y jazmín claveles y gardenias
y azucenas también.
(297) MARCHA DE TRIUNFO

1
Salid valiente, ¡oh batallón de Israel!
cantad el triunfo y la victoria por la fe.
¡Oh juventud que tu simiente
está en Jesús!
eterna roca de los siglos firme es ya.
Prorrumpid con grandes voces
de loor del evangelio de justicia
y santo amor; ya el mensaje
por el mundo has de llevar,
las almas gimen
por el yugo de Satán.

CORO:
Y las huestes de Jehová ya se
preparan a luchar contra Satán;
y valientes ya se miran los
soldados sus espadas empuñar.
Aunque sangre de los mártires
nos cueste, derramada quedará
en los campos, en trincheras,
ya sellado
siempre el evangelio quedará.

2
Grupos celestes de los ángeles de luz,
serán ayuda a los soldados de Jesús;
cuando en la lucha
la justicia de Jehová,
es hacia el frente,
resguardando sin cesar;
y manifiesta luz del alba se verá,
de retaguardia irá la gloria de Jehová.
Cuando invocares a Jesús presto será,
a responderte Jesús irá.

4
Marchad valientes a pelear
contra Satán,
¡oh juventud! sin vacilar avanza ya,
la voz guerrera que resuena
por doquier,
que pelees por Jesús es tu deber.
Detén el sol si presto estás
para triunfar,
el enemigo humillado quedará;
como a Josué, por la gracia
y por la fe, a su mandato
el sol pudo obedecer.
(298) MAS ALLÁ DEL SOL

1
Aunque en esta vida
no tenga riquezas,
sé que allá en la gloria
tengo mi mansión:
Cual alma perdida
entre la pobreza,
de mí Jesucristo tuvo compasión.

CORO:
\\Mas allá del sol, más allá del sol,
yo tengo un hogar,
hogar, bello hogar,
más allá del sol//

2
Y si por el mundo
yo voy caminando
de pruebas rodeado y de tentación,
sé que Jesucristo que me está
llamando,
me llevará salvo hasta su mansión.

3
A todas las razas del linaje humano
Cristo nos ofrece plena salvación,
también una casa no hecha de manos
que está preparada allá
en su mansión.
(299) MAS CONFIANZA EN CRISTO

1
No se turbe vuestro corazón,
¿creéis en Dios?
creed también en Jesús el Cordero
que fue a la nación,
sacrificio ya hecho en la cruz.

CORO:
Ven a él pecador, no deseches
su amor,
sólo en él hallarás el perdón.
Ven a él pecador, no deseches
su amor,
sólo en él hallarás salvación.

2
El camino, y también la verdad y la
vida se halla en Jesús;
es la fuente de la libertad,
que ha vertido su sangre en la cruz.

3
La morada ya fue a preparar,
y después por su pueblo volver;
a llevamos, como él prometió, y
estaremos por siempre con él.

4
Con gran gozo debemos estar
alabando su nombre doquier;
este pueblo que se ha de llevar,
a la tierra que vamos a ver.

Marcial de la Cruz
(300) MAS Y MAS

1
Más y más en el amor de Cristo,
quiero yo estar;
pueda yo en su amor bendito
mi alma consagrar.

CORO:
Oh, más yo quiero orar a Cristo
el Salvador;
sí, más en mi Señor,
para amarle con fervor.

2
Más y más, Espíritu bendito,
déjame estar;
hasta que mi vida ya se halle
en su voluntad.

3
Más y más, yo quiero estar más
cerca, cerca de Jesús;
pueda yo andar en nueva vida,
en gloriosa luz.

4
Alto, alto, más y más en Cristo,
alto subiré;
en su imagen de amor perfecto,
vencedor seré.
(301) ME DICEN QUE CRISTO YA VIENE

1
Me dicen que Cristo ya viene
a su pueblo a levantar,
y todos los que estén salvados
a la gloria irán a morar.

CORO:
Sí, yo quiero Jesús,
ir al cielo a gozar,
con los santos en luz
para siempre cantar,
la canción celestial,
y con Cristo gozar
por toda la eternidad.

2
Ahora yo canto aleluya,
la canción de gratitud,
con todos los que son lavados
con la sangre de Cristo Jesús.
(302) ME HA TOCADO

1
En pecado yo vivía,
en tinieblas y en error,
mas la mano de Jesucristo
me tocó y salvo yo soy.

CORO:
Me ha tocado,
sí, me ha tocado,
y ahora sé que el Salvador,
sana, salva, viene por mí,
me ha tocado Cristo el Señor.

2
Desde que encontré al Maestro,
desde que lavó mi ser,
nunca dejaré de alabarle,
hasta que regrese otra vez.

3
Muy agradecido vivo,
mucho ha hecho él por mí,
pues cambió mi vida al tocarme,
y nueva esperanza sentí.
(303) MEDITAD

1
Meditad en que hay un hogar,
en la margen del río de luz,
donde van para siempre a gozar,
los creyentes en Cristo Jesús.

CORO:
Más allá, más allá,
meditad en que hay un hogar;
más allá, más allá, más allá,
en la margen del río de luz.

2
Meditad en que amigos tenéis,
de los cuales marchamos en pos,
y pensad en que al fin los veréis,
en el alto palacio de Dios.

CORO:
Más allá, más allá,
meditad en que amigos tenéis;
más allá, más allá, más allá,
de los cuales marchamos en pos.

3
En que mora Jesús meditad,
donde seres que amamos están;
y a la patria bendita volad,
sin angustias, temores ni afán.
(304) MEJOR LUGAR VERÉ

1
Dicha indecible es para mí pensar:
¡Jesús regresará!
y mi alma tendrá que gozar la
eternidad,
¡qué dicha inmensa!
pues Jesús me redimió.

2
En esta vez al tributar,
en esta casa al dedicar,
será figura de lo que es en realidad,
cuando en mansión de gloria,
estemos con Jesús.

3
Lugar mejor que el que hoy se ve,
espero yo inaugurar:
Y con los ángeles unido cantaré
¡hosanna al Rey,
que viene a levantar su grey!

4
Hoy te pedimos, ¡oh Señor!
que en esta casa, al dedicar,
visites tú los corazones
que a tus pies se entreguen hoy
para servirte en verdad.
(305) MELODÍAS CELESTIALES

1
Dulces melodías cantaré
y alabanzas al Señor,
a su nombre gloria yo daré,
por su incomparable amor.

CORO:
De Jesús el nombre,
dulce es para mí,
canta el alma mía
melodías a mi Rey.

2
Yo vivía en sombras y en dolor,
triste, herido, pobre, vil,
mas la tierna mano del Señor
me llevó a su redil.

3
Fuente perennal de gracia hallé
al amparo de su amor,
su sonriente faz me imparte fe,
esperanza y gran valor.

4
Aunque por el valle de aflicción
tenga que pasar aquí,
mi Jesús dará su protección,
él se acordará de mí.

5
La rosada aurora anuncia ya,
que Jesús por mí vendrá;
mi alma alegre con él reinará
en la celestial ciudad.
(306) MELODÍAS DE GOZO

1
Grande gozo hay en mi alma hoy
pues Cristo me salvó por fe;
las cadenas Jesús quebró,
y mi alma salvó.

CORO:
Gloria, gloria al Señor Jesús,
en verdad es mi todo aquí;
de su gozo me concedió,
en la cruz do por mí murió.

2
Gratitud hay en mi alma hoy,
y con gozo yo cantar
alabanzas al Salvador,
gloria yo le daré.

3
El me guarda del tentador,
y me ayuda todo a vencer;
él me imparte su protección,
con su grande poder.

4
De su amor quiero predicar,
a los que por tinieblas van;
quiero darles a comprender,
que él los quiere salvar.

5
Ven a Cristo hoy pecador,
y acepta la salvación;
Cristo no te rechazará,
y hoy te salvará.
(307) MENSAJE A LA IGLESIA

1
El clamor de mi pueblo ha llegado,
estoy listo para irlos a buscar,
cuando todos se amen
como hermanos
y en mi Iglesia se deje de pecar.

2
Hermano, tú que hablas
de tu hermano
hermano, tú que hablas del pastor,
así quieres llegar hasta los cielos,
sin fe, sin bondad y sin amor.

3
Pastor tú que velas por las almas,
a ti también te quiero exhortar,
que corrijas los males de la Iglesia,
que por ella cuenta
me tendrás que dar.

4
Amonesta a que todos se
aperciban velando en ayuno
y oración yo Jehová de los cielos
soy el que habla en este día
a toda congregación

5
Yo soy santo y habito entre los santos,
donde hay paz, amor, habito yo,
donde existen los agravios
y los rencores,
ahí no mora el Espíritu de Dios.
(308) MI BUEN PASTOR

1
Yo tengo un Pastor sublime;
¡oh, qué dulce es cantar a su amor!
su brazo sutil redime del peligro,
al más vil pecador.

CORO:
Mi buen Pastor,
su cayado me guiará,
mi buen Pastor,
con su amor me sostendrá;
mi buen Pastor,
nada mi alma temerá:
Aunque en valle de sombra
de muerte yo esté,
sé conmigo y seguro estaré.

2
Yo tengo un Pastor que vive
en el cielo, a la diestra de Dios;
su vista mis pasos vela,
y dirige mi senda su luz.

3
Perdiendo su oveja un día,
de su trono a buscarla bajó,
hallándola ya perdida,
por salvarla, su vida entregó.

4
Si acaso perdido, errante,
sin Pastor vives hoy pecador;
si oyeres su voz amante,
ven, entrégale tu corazón
(309) MI DIOS SOLO ES UNO

1
Grande es el misterio de la piedad:
Mi Cristo se manifestó;
como Padre en la creación,
como Hijo en la redención,
su Espíritu en mi corazón.

CORO:
\\Mi Dios sólo es uno//
No hay otro como mi Señor.

2
Todo aquel que acepta a Jesucristo
recibe al único Dios.
Jesucristo es Jehová,
su Espíritu lo da,
a todo aquel que en él cree.

3
Yo creo en Jesucristo como mi
Salvador,
por gracia él me rescató.
En la gloria le veré, así como él es,
es uno, pues no son tres.

Rafael Espinoza
(310) MI EXPRESIÓN FAVORITA

1
Hay una expresión muy linda,
que sale de dentro del alma,
la dice el niño y el joven,
y hasta el anciano la canta,
todos aquí conocemos,
la expresión que me refiero,
\\es la palabra Aleluya,
que la cantan los que van al cielo//

CORO:
Que me critiquen,
que me persigan,
que digan de mí lo que quieran,
díganme loco, fanático, hereje,
porque mi copa reboza,
soportaré todo esto,
y hasta en mi cuerpo torturas,
\\peronosoportare
que me eviten, decir Aleluya//

2
Dicen que estamos locos,
que no tenemos cultura,
y aunque esto sea locura,
de esta locura yo quiero;
pero los hijos de Dios
tienen un gran privilegio,
\\es que nuestro manicomio,
está en el reino de los cielos//.
(311) MI JESÚS

1
Mi Jesús ascendió a morar a la
patria que él fue a preparar,
y sentado a la diestra está
del Padre por la eternidad.

CORO:
Cristo ascendió para reinar;
con los ángeles está,
intercediendo por nosotros
desde allí;
ha de venir aquí a levantar su grey,
porque nosotros somos de él.

2
Tú eres la fuente de amor.
Prometiste estando tú aquí
enviarías al Consolador,
a morar con nosotros aquí.

3
Tú hiciste a los cojos andar,
a los sordos hiciste oir
y los mudos pudieron hablar,
diste vida a los ciegos aquí

4
Hoy te damos las gracias a ti
por la grande manifestación;
pues tú eres quien sanas aquí
y el que das a las almas perdón.
(312) MI PENSAMIENTO

1
Mi pensamiento eres tú Señor,
mi pensamiento eres tú Señor,
mi pensamiento eres tú Señor,
mi pensamiento eres tú.

CORO:
\\Porque tú me has dado la vida
porque tú me has dado el existir,
porque tú me has dado fuerzas,
me has dado amor//

2
Mis alabanzas son de ti Señor,
mis alabanzas son de ti Señor,
mis alabanzas son de ti Señor,
mis alabanzas son de ti.

2do. CORO:
\\Porque tú eres el Rey de los reyes,
porque tú eres Señor de señores,
porque tú eres alfa y omega,
principio y fin//.

3
Por la mañana pienso en ti Señor,
a medio día pienso en ti Señor,
y por la noche pienso en ti Señor,
a toda hora pienso en ti.
(313) MI REY DE PAZ

1
Mi buen Jesús,
con gran amor mi alma te canta,
de gratitud de haber
hallado en ti el perdón;
cuando en el mundo
en aflicción mi triste vida,
ya desahuciada
sin un consuelo en mi existir,
muy cariñoso a mi oído, así me habló:
ven a mis brazos,
yo te daré la dulce paz,
como un reflejo llenó de luz
sus ojos santos,
llenó de amor mi corazón,
y volvió a latir.

2
Oh cuan hermosa
y dulce voz oí llamarme,
que fue embriagando en ese
instante todo mi ser,
fue transformado mi llanto
en canto, y le adoré
con toda mi alma, yo le entregué
mi corazón,
un cielo azul lleno de luz, lleno de vida,
y muchas almas
glorificaban su nombre ahí,
yo me acerqué
y alcancé su manto santo,
y de mi azote en ese instante
me rescató.

3
Mi ser temblaba
sintiendo la dulce presencia,
de mi Jesús que con amor a mí tocó,
y de rodillas caí a sus pies,
y perdón me dio;
mi Jesucristo me dio su mano,
y me levantó, su nombre alabo
y le prometo seguirle fiel;
quiero contarle a todo el mundo
quiénes Jesús,
el Principado, el Poderoso,
el Admirable,
mi Consejero, mi Dios eterno,
mi Rey de paz
(314) MI REY Y MI AMIGO

1
Jesús es mi Rey soberano,
mi gozo es cantar su loor;
es Rey y me ve cual hermano,
es Rey y me imparte su amor;
dejando su trono de gloria,
me vino a sacar de la escoria,
¡y yo soy feliz, y yo soy feliz con él!

2
Jesús es mi amigo anhelado,
y en sombras o en luz siempre va;
paciente y humilde a mi lado,
su ayuda y consuelo me da;
por eso constante lo sigo,
porque él es mi Rey y mi amigo,
¡y yo soy feliz, y yo soy feliz con él!

3
Señor, ¿qué pudiera yo darte,
por tanta bondad para mí?
¿me basta servirte y amarte?
¿es todo entregarme yo a ti?
entonces, acepta mi vida,
que a ti sólo queda rendida
¡ pues yo soy feliz,
pues yo soy feliz por ti!
(315) MI SUEÑO INEFABLE

1
Hay un sueño inefable
de Cristo el Señor,
que ha de ser a su fin realidad;
cada instante contemplo
esa dulce visión,
que es promesa de eterna verdad.

CORO:
Este sueño inefable
secreto es de paz,
que yo quiero Impartirte en verdad;
porque sueño mirar
en la gloria su faz,
y yo sé que será realidad.

2
Bien compensa
por toda ansiedad y dolor
la esperanza que afirma mi fe;
pues al ver a mi Rey
en su real esplendor
ni aún la sombra de pruebas tendré.

3
Cuando ya todo anuncie
que el fin cerca está,
no agitarme podrá la ansiedad:
Un suspiro no más, y la vida se irá,
mas mi sueño será realidad.
(316) Mi TESTIMONIO

1
En otro tiempo yo andaba sin temor,
porque ignoraba
quién fuese mi Señor;
pero sus siervos que van a predicar,
unas palabras a mí me pudo dar.
A este siervo muy mal lo recibí,
quien fue mi hermano
después que yo creí;
y desde entonces
yo alabo a mi Señor,
no me avergüenzo
porque es mi Salvador

2
Siempre pretexto quería yo poner,
cuando aquel siervo
a mí me iba a hablar;
él con paciencia me hacía
comprender, que por la puerta
tenía yo que entrar.
Y esto mismo se observa
por doquier;
muchas personas se quieren
excusar, les es muy duro
poder obedecer,
a aquel que su alma
les quiere rescatar.

3
Algunas veces
me puse yo a pensar
en ciertas cosas
me llaman la atención;
que el mal el hombre
tenía que dejar,
cuando ya es miembro
de esta religión.
Aun sin embargo yo todo deseché,
siempre ayudado
de Cristo mi Señor;
y hoy le sigo tan sólo por la fe,
confiando siempre
que él es mi Salvador.

4
Esto sí digo que tiene que sufrir,
todo el que a Cristo
se quiera consagrar;
porque no todos le van a recibir.
Esta experiencia la puedo
yo contar, el rey Herodes
a Cristo persiguió
cuando a los niños mandó degollar;
su pensamiento jamás se cumplió,
otro a su tiempo
lo vino a sentenciar.

Marcial de la Cruz
(317) MIS PLEGARIAS

1
Señor, tu nombre quiero alabar,
a ti canciones he de cantar.
Lo he prometido en mi corazón,
a ti sea gloria y eterno honor.

CORO:
En mis plegarias yo te invoqué,
tú me has oído, yo bien lo sé;
ahora te pido me guardes fiel,
para servirte de corazón.

2
Gracias te doy mi buen Salvador,
por tu Palabra que es la verdad;
sólo en tu nombre hay salvación,
y por tu ley, paz y santidad.

3
Derrama siempre en mi corazón.
Tu Santo Espíritu de poder;
para anunciarles a los que creen
tu santo nombre,
y que has de volver.

4
Bajó la gracia de tu bondad,
me redimiste ya por tu amor;
sólo servirte he de anhelar,
y en tus verdades
tú me has de guiar.

Filemón Zaragoza
(318) MISIONERO QUE ANUNCIAS

1
Misionero que vas
a cumplir tu misión,
tú que anuncias la paz
y los bienes de Sión,
a los campos que vas
anunciando su amor,
que mi Cristo te guarde
y te sostenga fiel,
hasta volvernos a ver.

CORO:
Cuan hermosos son los pies
sobre los montes
del que publica la paz,
del que alegres nuevas trae,
del que anuncia salud,
del que trae nuevas de bien,
del que dice a Sión: tu Dios para
siempre reinará,
por los siglos amén.

2
Misionero que vas
a los campos de labor,
anunciando las nuevas
de Cristo el Salvador,
oraremos por ti
que te guarde el Señor,
que te dé de su gracia,
que te dé fortaleza
y te revista de valor.

3
Misionero que vas
inspirado de Dios,
anunciando la paz a lejana región,
que te guarde el Señor
hasta volvernos a ver,
si no es en esta vida,
será en la venidera
en las calles de Sión.

4
Misionero que anuncias
esta vida eternal,
que mi Cristo te manda,
que no debes cesar,
levantad voz en cuello
y a los pueblos anunciad,
que deben aceptar la voz del
Evangelio, que los pueda salvar.
(319) MUCHAS CUENTAS

1
Muchas cuentas
tengo con mi Señor;
muchas cuentas
debo a mi Salvador,
si pagar pudiera su gran favor,
con gusto lo haría a mi Salvador.

CORO:
Que le daré, que le daré,
no tengo qué,
porque todas las cosas son suyas,
mi vida también, mi vida también;
sólo mi ser,
mi corazón puedo ofrecer,
si lo aceptas oh Cristo amoroso,
ocúpalo pues, ocúpalo pues.

2
Un palacio de oro quisiera dar,
como grato abono a mi Salvador,
pero eso nunca lo aceptará,
solamente quiere un buen corazón

3
Si David su siervo
que fue un gran rey,
y que mil tesoros llegó a tener,
con sus labios dijo todo es de Dios,
y lo mismo suyo le ofrezco yo.
(320) MUCHAS GRACIAS SEÑOR

1
Muchas gracias Señor,
por todas tus bendiciones,
porque en muchas ocasiones,
siempre me has librado
de grandes tribulaciones;
muchas gracias Señor
por tu grande ternura,
que quitó mi amargura
trayéndome la calma;
muchas gracias Señor.

CORO:
Muchas gracias te doy
por doquiera que voy,
sea aquí, sea allá, donde quiera
que esté tu nombre alabaré;
muchas gracias Señor,
por tus misericordias,
en la noche siniestra
siempre me guiará tu diestra;
muchas gracias Señor.
(321) MUJER FUERTE

1
Con amor nos reunimos a alabar
a Jehová, quien nos dio salvación
en su tierna bondad;
cual María Magdalena
a sus pies fue a llorar,
nos postramos humildes
al venirte a adorar.

CORO:
Mujer fuerte no temas
esta vida llevar,
la corona te espera
en la eternidad;
cuando Cristo te llame no debes
tardar, que cuando él aparezca
te llevará a gozar.

2
Oh, Jesús Nazareno
mi bendito Señor,
con qué mi alma te paga
este grande favor,
cuando tú me has llamado mujer
fuerte de la lid, hoy permite que
siempre te sirva hasta el fin.

3
Cual Tabita en su vida
una senda marcó,
con trabajo cristiano
un ejemplo nos dio,
esperando de Cristo su gran
galardón; trabajemos
hermanos por nuestro Señor.

4
Jesucristo te ofrece una vida mejor,
trabajando en su obra
él te da galardón,
en sus brazos te espera
en aquella mansión,
no desmayes hermano
él te coronará
(322) MUNDO DE FALSEDAD

1
Me miro despreciado,
me miro desechado
por tu nombre Jesús,
Todo lo que se mira
se que son vanidades
por eso Dios del Cielo
no vuelvo a hacer el mal,
y cuando sea probado
por muchas tentaciones,
la sangre de mi Cristo,
aclamaré a una voz;
y desde el cielo un ángel
descenderá a ayudarme,
Cristo es el que en mí obra,
a hacer su voluntad.

2
Yo sé que es muy posible,
que de un momento a otro
Cristo aparecerá.
Y su poder y gloria
veremos en la altura;
veremos la hermosura
de nuestro Salvador;
yo seré transformado
como a su semejanza,
y una alabanza elevaré a mi Dios;
con gozo y alegría
recibiré mi triunfo,
mi corona infalible
que Cristo me dará.

3
Después de tanto tiempo,
de haber luchado mucho
por serte fiel, Señor.
Yo sé que no es en vano
todo lo que he sufrido,
y cuando haya cumplido
mi premio me darás.
En este mundo impío,
lleno de falsedades,
Jesús, guárdame siempre
en tu divino amor,
no dejes que el maligno
vaya a ganar mi alma,
reprende al enemigo,
en tu nombre Señor.

Autor: baldemar Rodriguez.