(497) VALE LA PENA SERVIR A JESÚS

1
Servir a Jesús,
proclamad su verdad,
es grande placer y felicidad.
En Cristo y la Biblia
glorioso es confiar,
qué bueno es servir a Jesús.

CORO:
Qué bueno es servir,
sí, servir a Jesús,
qué bueno es servir a Jesús,
aunque aquí nos parezca
camino muy cruel,
siempre en Cristo
hay paz y solaz.

2
Si pena y tristeza te quieren cercar,
y triste tu ser desea el dulce hogar,
no temas tu lucha Jesús premiará,
qué bueno es servir a Jesús

3
Qué bueno es servir
a Jesús siempre fiel,
que importa que todo lo pierda
por él, corona de vida
al fin yo tendré,
que bueno es servir a Jesús
(498) VELAD Y ORAD

1
Estad alerta, ¡oh pueblo del Señor!
pues que en el mundo
viniendo ya están,
los que Jesús dijo habrían de venir,
y en su nombre
a muchos engañarán.

CORO:
Velad y orad, que viene ya; velad
y orad, que viene ya; velad y
orad, que viene ya; Jesús mi Rey,
muy pronto volverá.

2
Reinos y naciones
ya peleando están,
terremotos y hambres
en la tierra están;
sólo anunciando lo que dijo Jesús,
que sus palabras nunca pasarán.

3
Y por haber crecido la maldad,
menguará el amor
y muchos se resfriarán;
mas los que perseveraren
hasta el fin,
estos, dijo Jesús, salvos serán

4
Todas las señales
cumpliéndose están;
al pie de la letra como escrito está;
y todas las gentes perplejas están,
sólo diciendo,
¡ay! ¿qué cosas serán?
(499) VEN A CRISTO ARREPENTIDO

1
Oye oh pobre pecador
la voz de tu Señor,
en su inmenso y grande amor
te ofrece salvación,
quiere darte libertad y felicidad,
y te quiere perdonar,
no le desprecies a él.

CORO:
Ven a Cristo arrepentido
con un corazón humilde,
ven entrégale tu alma
y hallarás el perdón;
y si quieres encontrar la paz,
de Jesús la dicha y solaz,
sólo clama a su nombre,
y él te consolará.

2
Si te agobia el dolor
por el pecado atroz,
y si ya no tienes paz
en tu pobre corazón,
en tu desesperación
no tienes ya valor
para pedir compasión,
dale tu vida al Señor.

3
Si te rindes a Jesús serás feliz
con él, pues él es tu Redentor,
y es tu amigo fiel;
él te librará del mal
cuando en peligro estés,
y te guardará en su grey,
si tú confías en él
(500) VEN A LA LUZ

1
Vida eterna él prometió,
él prometió,
al que en él, al que en él
quisiere creer;
y estará allá con él,
porque así fue el anuncio que dio.

CORO:
Ven a la luz que te da Jesús,
ven a la luz que te da Jesús;
y vivirás allá con él,
y para siempre tú no morirás.

2
Aleluya sea a él, sea a él,
por el amor, por el amor
que nos mostró;
porque no quiso perder
lo que el Padre
en sus manos le dio.

3
Viene el tiempo de aflicción,
de aflicción, cuando ya,
cuando ya no habrá lugar;
pero ahora el Salvador,
a su pueblo ha venido a salvar.

Marcial de la Cruz
(501) VEN A LA LUZ

1
En una dura cruz murió allí Jesús;
murió por ti y por mí,
por darnos plena luz.

CORO:
\\Ven a la luz, ven a Jesús,
Jesús te espera, ven a la luz//

2
Acércate al altar, allí está Jesús;
te quiere perdonar
y darte plena luz.

3
La sangre de Jesús
traerá tu salvación;
y refulgente luz tendrá tu corazón
(502) VEN Y COME

1
Jesús tiene compasión
de los santos en su amor,
nos invita sin cesar
a la Patria Celestial.
Multitudes le seguían
oyéndole predicar,
los milagros que él hacía,
eran cosa de admirar.

CORO:
Ven y come aquí con Cristo,
ven y ve;
del maná que Cristo da
ven a comer.
Hambre y sed te quitará,
si le aceptas en verdad,
irás a vivir con Cristo
por toda la eternidad.

2
Como al que el Señor
le da de su Espíritu a probar,
debe apartarse del mal
y con él perseverar;
excepción nunca hizo Cristo,
ni secretos reservó.
Y al que con fe esperaba
mandaba el Consolador.

3
Jesucristo dio comida
a una grande multitud,
que por hambre le seguía,
dudando de su virtud.
Cinco panes y dos peces
fueron más que bendición;
comieron a su contento
y mucho más que les sobró.

4
La gran manifestación
de las lenguas y el temblor,
es para los que en Dios creen
y le dan su corazón.
Como Cristo transformó
el agua en vino y dio a tomar,
el Padre transforma al hombre
en un cuerpo espiritual.

5
Los enfermos sanarán,
demonios fuera echarán,
en el nombre de Jesús
haciendo su voluntad.
Pero sabe que es poder
que el Padre ha de mandar,
para que en nombre de Cristo
humillen a Satanás
(503) VEN, PECADOR

1
Cuan hermoso es ver venir
pecadores a Jesús,
confesando a él sus culpas,
implorando el perdón.

CORO:
Jesucristo a ti te llama,
él te quiere perdonar;
él vino a salvar tu alma,
y hacerte descansar.

2
Si Jesús te ha perdonado,
hoy le debes de seguir;
el que persevera, es salvo,
el Señor lo hará vivir.

3
Yo me siento hoy gozoso,
por tan grande salvación;
pues él ha llenado mi alma
de este tan sublime don
(504) VEN SEÑOR, NO TARDES

CORO:
Ven, ven Señor, no tardes,
ven, ven, que te esperamos.
Ven , ven Señor, no tardes,
ven pronto Señor.

1
El mundo muere de frío,
el alma perdió el calor,
os hombres no son hermanos,
el mundo no tiene amor

2
Envuelto en sombría noche
el mundo sin paz no ve;
buscando va una esperanza,
buscando, Señor, tu fe.

3
Al mundo le falta vida,
al mundo le falta luz;
al mundo le falta el cielo,
al mundo le faltas tú.
(505) VENCEDOR EN CRISTO

CORO:
Vencedor, vencedor,
yo he confiado en Cristo,
yo he confiando en Dios.
Vencedor, vencedor,
ahora yo soy más que vencedor.

1
Muchas veces he pensado,
por qué vienen aflicciones,
por qué existen pruebas y dolor;
pero en cada circunstancia
Dios me da más de su gracia,
y me muestra que soy más
que vencedor.

2
Muchas veces me han rodeado
en lugares que yo he estado,
y me siento yo muy solo ¡oh!
Señor: Pero en cada hora oscura
Cristo viene, y me asegura,
y me muestra que soy
más que vencedor.
(506) VENDRÁ EL REY

1
¡Qué gozo y qué placer
mirar a nuestro Rey!
gozarnos en su amor
con grande placer.

CORO:
Estar con él en gloria,
mirar su majestad;
estar con él en gloria,
por la eternidad.

2
La gloria brillará
de Jesucristo el Rey,
cuando venga a llevar
a descansar su grey.

3
Del cielo él vendrá
con grande majestad,
a levantar su grey,
que le sirvió en verdad

4.
En las nubes vendrá
rodeado de esplendor,
“dirá: Venid a mí
a la mansión de amor”.

5
A su divina voz
su pueblo subirá,
a encontrar al Señor;
¡qué gozo ahí será!

6
Ya estando en la mansión,
mansión del Ser de amor,
allí terminarán
angustia y dolor.

7
Te esperamos, Señor,
que vengas a llevar,
a descansar tu grey
por los siglos, amén.
(507) VENID A MI

1
Venid a mí, dice Jesús,
el buen amigo,
no vagues más, ven como estás,
yo te recibo,
por ti sufrí, por ti morí en dura cruz,
mi corazón quebrado fue
por darte luz.

2
Te salvaré, te guardaré
de la maldad,
oye mi voz, sigue en pos
de mi camino,
cerca estoy, te llamo hoy
con voz de amor,
ven a mí hoy, seré por siempre
tu Salvador.

3
Mi deuda pagó mi Salvador,
por redimirme
sobre una cruz;
su vida dio para salvarme,
triste y cansado
y en el pecado me encontró,
quitó tristeza, llanto y pesar,
su paz me dio.

4
En las tinieblas vagaba yo,
sin Jesucristo,
sordo a su voz, ciego a su amor,
mas él me encontró;
yo le alabo y le adoro por su amor,
mi vida es él,
y hasta la muerte le seré fiel.
(508) VER A CRISTO MAS ALLÁ

1
Yo me siento hoy gozoso
porque Cristo me salvó,
su palabra me hace ver
que es la verdad.
Pero quiero conocerle,
y escuchar su tierna voz;
yo quiero ver a Cristo más allá.

CORO:
Oh, yo quiero ver a Cristo
más allá,
en aquella hermosísima ciudad;
en su trono allá en la gloria,
donde siempre cante así,
yo quiero ver a Cristo más allá.

2
Sí, yo sé que él me guía
y no me deja caer,
mientras hago su bendita voluntad,
y él me dice que no tema,
porque él conmigo está;
yo quiero ver a Cristo más allá.

3
Cantaré la grande historia,
de su amor yo hablaré, les diré que
él nos vino a salvar; Jesucristo aquí
ha muerto y pagado todo está, yo
quiero ver a Cristo más allá.

4
Cuando ande en las calles de la
gran Jerusalén, do las calles son de
oro yo lo sé; cuando cante con los
santos la canción de redención,
oh, sí, a Cristo siempre allí veré
(509) VERDAD, VERDAD

1
Yo no sabía, lo que decían
de un Señor Jesús
que me salvó;
mas ahora entiendo
que es muy bueno,
que yo le entregué todo mi amor.

CORO:
¿Verdad, verdad que a ti
también él te salvó?
si tú ya vienes,
como yo entiendo,
que debes darle tu corazón.

2
Ahora mismo vente conmigo,
si quieres entrar tú a la mansión;
porque él nos dice:
“Yo soy el camino”,
y puede darte tu redención.

3
¿Qué te parece si él hoy viene,
y no tuvieras tu salvación?
lamentarías y llorarías,
y por eso no entrarías en Sión.

4
Mas si has creído y renacido,
entonces entrarás
en su mansión;
porque él te llama, y él te ama,
y te rescata de perdición.

Francisco F. Llorente
(510) VIAJEROS A SION

1
Incansables compañeros,
seamos fieles a Jesús,
por Jesús somos guerreros;
con sus armas y su luz
venceremos a Satán.

CORO:
\\Yo voy con Jesús,
llevando su cruz,
yo dejo este mundo
exento de luz//

2
Vamos pronto, compañeros,
vamos a tomar lugar;
aquí somos peregrinos,
de Dios somos mensajeros;
no hay descanso hasta llegar.

3
Si cansados del camino
nos sentamos a pensar,
otros cogen nuestro asiento,
al llegar no habrá lugar
no hay descanso hasta llegar.

4
Y llegando a la presencia
de la gloria del Señor,
Dios dará la eterna herencia,
al que salga vencedor:
Viviremos siempre allá.

5
Al finalizar el viaje
desde aquí a la eternidad,
Dios dará blanco ropaje
al que ha de perseverar:
No hay descanso hasta llegar.
(511) VINE A JESÚS

1
Vine a Jesús, y por gracia
me salvó,
tomé la cruz del Divino Salvador;
ahora sólo resta que me ayude
a triunfar, y que yo pueda,
mi lengua refrenar.

CORO:
Este mundo sólo ofrece
al hombre la perdición,
sólo Jesús nos ofrece
la salvación; sostén mi alma,
Señor, no la dejes que perezca.
Y has que yo pueda ver
tu rostro en tu mansión.

2
Pues hay un Dios,
así mismo un Mediador,
que al pecador le saca del error:
El me sacó de honda profundidad,
y hoy prosigo en esta senda
de verdad.

3
Un mandamiento
dejó el Salvador, hay que cumplir
con la ayuda del Señor:
Mandó que oremos
los unos por los otros,
para que limpie
este pueblo el Señor

4
Quita de mí las iras y contiendas
y disensiones y las imperfecciones,
y cada día limpia mi corazón,
y que yo ame a todos sin excepción.
(512) VISION PASTORAL

1
Eran cien ovejas
que había en el rebaño,
eran cien ovejas que amante cuidó;
pero en una tarde al contarlas
todas, le faltaba una,
le faltaba una, y triste lloró.

CORO:
Las noventa y nueve
dejó en el aprisco,
y por la montaña a buscarla fue,
la encontró gimiendo,
temblando de frío,
ungió sus heridas,
ungió sus heridas,
y al redil volvió.

2
Esta misma historia
vuelve a repetirse,
todavía hay ovejas
que errabundas van
vagando en el mundo
sin Dios, sin consuelo;
sin Dios, sin consuelo,
sin Dios, sin consuelo
y sin su perdón.

3
Tú eres esa oveja
que sin darte cuenta,
vas por este mundo
sin Dios y sin fe.
Tu Pastor amante,
llamando te espera;
sufrió sus heridas,
sufrió sus heridas,
por salvarte a ti.
(513) VIVE EN JESÚS Y SERAS FELIZ

1
Si tú triste estás, y no tienes paz
cuéntaselo a Dios todo en oración;
él te escuchará, y te responderá
dándote consolación.

CORO:
¡Qué felicidad estar con él!
¡qué felicidad vivir con él!
vive siempre para el Salvador,
y serás feliz así.

2
Si en la lucha sientes
flaquear tu fe,
cuéntaselo a él todo en oración;
él te escuchará, y te responderá,
dándote consolación.

3
El apóstol Pablo, dijo al Señor,
di quién eres tú para yo saber,
y Jesús le dijo: Yo soy aquél
que tú persigues, no seas infiel.

4
Pablo, aunque tuvo en su corazón
amargura, llanto, tristeza y dolor,
aún en la prisión pudo alabar
a Jesús el Salvador.
(514) VIVE HOY

1
¿Quién crees que da
a las flores la vida?
¿quién crees que da
al año estaciones,?
¿quién crees que vio
a la muerte mas resucitó?.
Qué bueno es saber que Jesús
vive hoy, vive hoy, él vive hoy.

2
¿Quién crees que da
alivio a tu corazón?,
¿quién crees que da a tu vida
un nuevo día?,
yo sé que mi Dios,
siempre, siempre ha existido.
Qué bueno es saber que Jesús
vive hoy, vive hoy, él vive hoy.

3
En la brisa puedo respirar,
el amor que me da;
mil estrellas en la obscuridad
cuentan de su realidad,
sin este Dios no hay razón
en la vida.
Qué bueno es saber
que Jesús vive hoy,
vive hoy, él vive hoy.

4
Sin este Dios no hay razón
en la vida.
Qué bueno es saber
que Jesús vive hoy,
vive hoy, él vive hoy.
(515) VIVÍ SIN PAZ

1
Viví en el mundo sin paz,
sin esperanza y sin Dios,
hasta que una noche
a Cristo me rendí.

CORO:
El ha borrado ya mi maldad,
de mis pecados
cuenta no hará;
Santo como es él,
mi alma redimió.

2
En Cristo hallé santa paz,
mi vida toda él cambió;
él es mi roca eterna,
mi amado Salvador.

3
El llama al pecador,
no quiere verle en el mal,
por eso su sangre vertió,
por darnos salvación
(516) VIVIR CON CRISTO

1
Jesús, mi dicha
y mi dulce amor, es mi consuelo
que me asiste aquí;
no siento pena,
no siento dolor,
y mi plegaria te dirijo a ti.
Paz y confianza te debo pedir,
que por tu gracia podré recibir;
la tierna voz escucho aquí
y allá contigo iré a vivir.

2
Vivir con Cristo, ¡qué dicha será!
en la mansión que él fue a preparar;
promesas fieles
que no han de faltar,
a los que en Cristo
hemos confiado ya.
Dichoso el hombre
que confía en él,
ninguna lucha lo podrá vencer,
es nuestro amparo, es el sostén,
a todo aquel que le sea fiel.

3
Esplendorosa la marcha será,
a la mansión
que preparada está;
innumerables fieles irán,
cantando en coro,
hasta llegar allá.
Aunque la lucha penosa será,
siempre consuelo
podremos hallar;
Cristo Jesús, él nos guiará,
y allá con él iremos a estar.

4
Siempre cantándole al Señor Jesús,
con alegría y en plena paz;
llenos de gozo y su bella luz,
porque veremos su radiante faz.
Si somos fieles a nuestro Señor,
y no faltamos a nuestro deber,
unidos todos en comunión,
le rendiremos homenaje a él.

Eustaquio Pineda
(517) VIVIR PARA CRISTO

1
Vivir con Cristo y ser como él
¡oh! cuánto anhelo
serle siempre fiel.
Quiero rendirle leal devoción,
pues él me colma
de gran bendición.

CORO:
¡Oh Salvador divino,
te doy mi vida a ti!
pues para redimirla
moriste tú por mí; mi
corazón es tuyo,
tu trono en él pondrás
y soberano de mi ser
¡oh Cristo! tú serás.

2
Amar a Cristo será mi pasión,
ya que en su muerte
me dio salvación;
y constreñido por ese su amor,
mi vida entera la entrego al Señor.

3
Servir a Cristo con toda lealtad,
es el secreto de felicidad;
a su llamado yo iré por doquier,
un fiel testigo por él quiero ser.

4
Andar con Cristo,
qué dulce es pensar,
que su presencia yo podré gozar;
reproches y pruebas por él sufriré,
y siempre alegre su cruz llevaré
(518) VOLVERÁ OTRA VEZ

1
Cuando estoy en medio de la lucha,
yo pienso en mi Cristo,
cuando venga del cielo en las nubes,
con él quiero irme;
la esperanza que ha dado a mi alma
me alienta esperar,
si dormido me encuentro
en la tumba, me levantará.

2
En mis luchas, tristezas y pruebas
le pido a mi Cristo,
que me aumente la fe
y la confianza, y me de paciencia;
prometió que estaría conmigo
hasta el fin del mundo,
jamás nada podrá separarme,
pues yo voy con él

3
Al partir de esta vida al cielo,
morada de gloria,
le miraron ascender arriba
entre nubes blancas,
dos varones vestidos de blanco
dijeron de él;
este mismo Jesús que fue al cielo,
volverá otra vez.

4
Las señales anuncian que Cristo
volverá muy pronto,
día y noche le espero con ansia
que me lleve al cielo;
al estar en su trono de gloria,
no habrá más dolor;
cantaré por siempre
con los santos a mi Salvador
(519) VOY A LA MANSIÓN

1
Vengan todos y cantemos,
y con gozo alabaremos al Señor,
al Señor; y testigos le seremos,
su evangelio prediquemos,
y su amor, y su amor.

CORO:
\\Voy al cielo, Aleluya,
es mi anhelo, Aleluya,
voy al cielo: Con mi Señor.

2
Si a Jehová pertenecemos,
y su Espíritu tenemos,
y su amor, y su amor
en su viña trabajemos,
y unidos estaremos
con valor, con valor

3
No perdamos la esperanza,
cantaremos alabanza al Redentor,
al Redentor;
dio rescate a nuestras vidas,
ya teniéndolas perdidas.
Sin temor, sin temor.

Marcial de la Cruz
(520) VOY SUBIENDO AL CIELO

1
Oh, mi corazón rebosa de gozo,
porque Dios me perdonó
en su amor; sirviéndole a él
estoy dichoso,
voy al cielo, do está mi Salvador.

coro
Voy subiendo al cielo
en áurea escalera,
voy subiendo,
do corona me espera;
voy subiendo en la luz,
voy subiendo con Jesús,
alabanzas cantaré a Dios allá;
voy subiendo al cielo
en áurea escalera, voy subiendo,
do corona me espera;
voy subiendo en la luz,
voy subiendo con Jesús,
voy subiendo al celeste hogar

2
Cada día quiero amarle
más constante,
cada día quiero serle más leal;
ayudado por su gracia abundante,
que procede de mi Padre celestial

3
Hallo gran placer llevando
pecadores, pobres, ricos,
de cualquiera condición;
a aquél que en la cruz sufrió dolores,
para dar a todos plena salvación
(521) VOZ DE GRATITUD

1
Oh, mi Salvador yo te doy gracias,
porque me sacaste tú del mal, diste
a mi alma la esperanza
de heredar la vida eternal;
y por eso yo doy alabanza,
pues diste tu vida tú por mí.
De este sacrificio en la cruz
salió virtud, de mis labios hoy brotó
alabanza para ti;
si me guardas siempre,
yo tu nombre alabaré,
que tu nombre es dulce
a mi alma más que miel.

2
Sólo hoy te pido que me guardes,
y me des palabras siempre a mí,
para hacer notorio tu mensaje,
y traer las almas hacia ti.
Les diré que presto está tu viaje,
y que has de venir tú pronto aquí;
que a través del cielo
que se mira tan azul,
está tu morada
do los quieres llevar tú,
y si tú me ayudas,
tu mensaje llevaré,
a todas las gentes
yo tu nombre anunciaré.

3
Si tu ayuda
siempre me la impartes,
y tu gracia obra siempre en mí,
tu palabra siempre en todas partes
sacará las almas para ti.
Confiaré por siempre
en tu promesa,
que prepararás tú para mí,
el Consolador que todo
tiempo me guiará,
y de tu palabra
los misterios me dirá;
y al terminar
esta labor me llevarás,
un lugar de gloria
para siempre me darás.

Maclovio Gaxiola López